Publicado el

La sonrisa de una ciudad


Nuestra ciudad, un lugar lleno de alegría, de celebración y de compromiso. Nuestra ciudad, día a día me logra cautivar más. Sus hermosas calles, sus hermosas casas provocan en mi rostro más de mil sonrisas.

De niño crecí en ella, jugaba sin parar en cada rincón. Los mejores recuerdos de mi infancia son los de ver a nuestra ciudad crecer y ponerse cada día más bella. Ahora que soy joven sigo caminando por cada rincón de ella, viendo a muchos niños jugar, donde un día yo jugué. Mi corazón explota de alegría al ver en nuestra ciudad más de una sonrisa en cada rincón crecer.

Nuestra ciudad, una ciudad grande, que vino del cielo para quedarse y marcar la historia. Desde antes que yo naciera, un hombre había creído en ella y con un equipo de valientes obreros la levantaron, con esfuerzo, dedicación y, sobre todo con entrega y humildad, para que hoy la ciudad sea lo que es, la ciudad de Dios. Donde grandes y chicos se regocijan, está es la sonrisa de una ciudad, que se apoya, que se mantiene unida, que semana a semana se reúne a sonreírle al creador de está hermosa ciudad.

La sonrisa de una ciudad que nunca se borrará, que a pesar de las tormentas y malhechores que quieren hacernos daño no podrá. Porque en sus puertas de madera fina y bien detalladas, Ángeles de Dios la cubrirán. Porque al entrar por estas puertas la presencia de Dios se manifiesta con poder y autoridad.

Nuestra ciudad, lugar de esperanza, de vida, de amor y de sonrisas. Nuestra ciudad, con un único río que sus corrientes pasean por cada lugar para así dar el mejor fruto y alegrar la ciudad de Dios.

Nuestra ciudad, diseñada para vivir con una sonrisa eterna en el rostro, en ella se puede escuchar los gritos de alegría de los niños y niñas que habitan en ella, al jugar en sus campos de diversión.

En nuestra ciudad, también se escuchan las risas a carcajadas de los jóvenes que viven en ella, en cada rincón donde una vez yo jugué, veo a jóvenes sonriendo de felicidad por tener una hermosa ciudad.

Los padres, se pueden escuchar en todas partes hablando de sus experiencias, sonrientes caminan hacia al frente de la ciudad para presentar a sus hijos a todos los habitantes que hay en ella.

Nuestra ciudad, también es tu ciudad, nuestra ciudad quiere que tú seas parte de ella, que conozcas al mejor habitante que hay en ella, al amor de Dios. Nuestra ciudad quiere que sientas el abrazo del Padre, y que te conviertas en un habitante de nuestra hermosa ciudad.

Nuestra ciudad, es la ciudad de Dios, donde toda la vida SI tiene sentido, nuestra ciudad, es ciudad de príncipes y princesas, con sacerdotes puestos por Dios para llevarnos a un mejor reino. Dios es el dueño y Señor de nuestra ciudad, donde la sonrisa de todos el alabar y exaltar el nombre de Dios, está es la sonrisa de nuestra ciudad, la ciudad de Dios, Fin.

LA SONRISA DE NUESTRA CIUDA, NACIO EN EL INTERIOR DE UN HOMBRE DE DIOS, QUE HOY SE VE REFLEJADA EN EL EXTERIOR DE MUCHOS HOMBRES.

Anuncios

Acerca de vidalibro

Escritor, Por diversión me gusta hacer videos,empiricamente productor.Actualmente curso mi último año en la carrera ciencias de la Educación además en la carrera Teología, Estoy un poco loco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s